5 consejos para conseguir un vientre plano

El vientre plano es el objeto de deseo de todas las personas a las que les gusta sentirse bien. Las razones no son sólo estéticas, sino de bienestar y de salud. ¿Hay algo más incómodo que la hinchazón abdominal? Para evitar la antiestética barriga y para eliminar las molestias de un vientre distendido, te proponemos seguir estos cinco consejos. ¡No es que sean milagrosos, es que son eficaces!

Cómo conseguir un vientre plano

Cuida los rituales de alimentación

Una alimentación equilibrada es esencial a la hora de lucir un vientre plano. No solo es importante cuidar los alimentos que se eligen, sino también las rutinas. Comer varias veces al día, dejando transcurrir unas 3 o 4 horas entre comidas, facilitará que no se acumule la grasa alrededor del abdomen. Nuestro organismo no activará el mecanismo que almacena la grasa en previsión de posibles períodos de carestía. Repartiendo los alimentos en varias ingestas evitaremos, además, los atracones que dificultan las digestiones. Acostúmbrate a masticar bien los alimentos, de esta forma estarás facilitando la digestión y evitarás la inflamación del sistema digestivo. Si eres demasiado impulsivo comiendo, ¿qué tal contar hasta cinco antes de empezar con un nuevo bocado?

Destierra alimentos prohibidos

Si quieres lucir un vientre plano tendrás que renunciar o limitar el consumo de alimentos prohibidos. Lo primero, la sal. Cuando consumimos sal en exceso, las células se hinchan con agua para eliminar el sodio. Reduce su consumo, al mes tu paladar se acostumbrará y no echarás de menos su sabor en las comidas. Puedes sustituirla por especias como pimienta, ajo, tomillo… Si no estás dispuesto a sacrificarte tanto, te recomendamos que utilices sal baja en sodio. El sodio es un enemigo del vientre plano, pero no se encuentra solo en la sal. Los lácteos como la leche o el queso también lo contienen, por eso debes limitar su consumo u optar por productos desnatados. Otros alimentos con alto porcentaje de sodio son la salsa de soja, el ketchup o los encurtidos. Acuérdate de lavar estos últimos antes de consumirlos.

Controla el azúcar

Limitar el consumo de azúcar es básico para llevar una alimentación equilibrada. ¡Lo sabemos!, supone competir directamente contra los centros del placer, pero es necesario hacerlo para lograr un vientre plano. El azúcar blanco solo nos aporta calorías, que serán difícil eliminar de nuestro estómago en cuanto se transformen en grasa. Pero no basta con reducir solo el consumo de azúcar, hay muchos alimentos que también lo contienen, como las bebidas gaseosas o los alimentos procesados. Acostúmbrate a mirar las etiquetas para comer de forma más saludable.

Combina ejercicios

Nadie como tú conoce mejor la importancia del ejercicio para mantenerse en el peso. En el caso del vientre plano, el deporte también es un imprescindible. En contra de lo que se puede pensar, para mantener “la barriga” a raya no es suficiente con ejercicios localizados como los abdominales. Estos ejercicios de definición deben ir acompañados de ejercicios cardiovasculares, al menos durante unos veinte minutos más de tres veces por semana. Si no, ya te advertimos que a base de repeticiones no podrás decir adiós a la grasa de tu abdomen. vientre-plano

Ayúdate de algún suplemento

Los suplementos alimenticios pueden ser una buena opción, junto al ejercicio y a la dieta equilibrada, para mantener un vientre plano. Además de consumir infusiones que eliminan la hinchazón, desde NutriSport te recomendamos productos que te ayudan a mejorar la digestión como Vientre Plano. Los ácidos fenólicos que contiene –cinarina y flavonoides, estimulan de manera natural la formación de bilis en el hígado y ayuda a procesar mejor las grasas; las enzimas del extracto de papaya y del tronco de piña facilitan la digestión y las bacterias probióticas mejoran la flora intestinal y refuerzan el sistema inmunitario.

Conseguir un vientre plano ya no será una quimera este verano si sigues estos cinco consejos y eres constante. Cambiando tus hábitos alimenticios e incorporando el ejercicio a tus rutinas podrás decir adiós a la barriguita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *