Nutricion en la mujer deportista ii

 

Nutrición de la mujer deportista (II/II)

En el post anterior expusimos las peculiaridades de la nutrición en la mujer deportista en referencia a la ingesta calórica y cómo deben ajustarse los carbohidratos en la dieta de la mujer deportista. En este post, descubrirás qué ocurre con la ingesta de proteínas y la masa muscular, además del rendimiento deportivo y estrategias nutricionales durante las distintas fases del ciclo menstrual de la mujer deportista.

¿Qué te vamos a contar en este post?

 

 

  • La nutrición en la mujer deportista y las necesidades proteicas.
  • La composición corporal y la nutrición en la mujer deportista.
  • ¿Qué ocurre durante las distintas fases del ciclo menstrual y la nutrición en la mujer deportista?

 

 

 

La nutrición en la mujer deportista y las necesidades de proteínas

Para resolver esta cuestión deberemos tener en cuenta algunos aspectos como, la capacidad de las mujeres en sintetizar masa muscular y de mantenerla, la situación actual y objetivos de la mujer atleta o deportista, y por último y no menos importante, el tipo de ejercicio (intensidad y duración) a realizar.

Las mujeres presentan una menor capacidad en la síntesis de tejido muscular, ergo una mayor dificultad en ganar masa muscular. Para optimizar los entrenamientos deberemos inducir el estímulo necesario. Es por ello que el ejercicio de fuerza (alternando multiseries o biseries, ejercicios multiarticulares, de distinto volumen e intensidad) deberá constituir el estímulo estrella para favorecer el mantenimiento de la musculatura.

Se ha observado una mayor fuerza generada y una mayor explosividad en la contracción muscular durante el principio de la fase folicular del ciclo menstrual, justo al finalizar la menstruación (cuando aparecen unos bajos niveles de estrógenos y de progesterona). Por lo que en este momento, podremos introducir un ejercicio de mayor intensidad con mayor explosividad, trabajando alrededor de la 8-10 RM (Repetición máxima). A lo largo de la fase folicular los niveles de estrógenos irán aumentando favoreciendo una mejora en la sensibilidad de la insulina y la captación de glucosa por parte del músculo, favoreciendo el incremento de las reservas de glucógeno muscular.

En cuanto a las recomendaciones proteicas en la mujer atleta, estas oscilan entre un 1.2 -1.4 gramos de proteínas por Kg de peso corporal al día. Sin embargo, recientes estudios indican que una cantidad cercana de 1,6 gramos de proteínas por Kg de peso corporal al día sería un valor más apropiado en situaciones en las que se tiene por objetivo reducir grasa corporal y mantener masa muscular.

La composición corporal y la nutrición en la mujer deportista

La composición corporal en mujeres difiere de las del hombre en cuanto a la cantidad de masa muscular y grasa corporal, y de la distribución de esta última, dando como resultado diferencias fisiológicas.

Durante el ejercicio las mujeres presentan una mayor capacidad en obtener energía a través de la grasa, especialmente de la grasa situada a nivel intramuscular (los triglicéridos intramusculares), que los hombres. Estas gotas de grasa de pequeño tamaño situadas entre las fibras musculares son más accesibles para ser oxidadas y así obtener energía. Como consecuencia, las mujeres presentan un mayor ahorro del glucógeno muscular que los hombres. Por lo que deberemos asegurarnos el correcto aporte en la dieta de grasas monoinsaturadas (aceite de oliva, aguacate, etc) y polinsaturadas (frutos secos, semillas, pescado azul, etc) en una dieta para la atleta femenina.

  • PREGUNTA: La báscula sigue marcando lo mismo hace 12-14 días, o incluso ha aumentado ¿qué ocurre?
  • RESPUESTA: En la fase lútea, con una duración aproximada de 14 días después de la ovulación (24-48 horas), hay una bajada de los niveles de estrógenos, acompañada de una menor sensibilidad a la insulina, induciendo una apetencia por la ingesta de azúcar o alimentos ricos en carbohidratos. Paralelamente, hay una retención de líquidos, resultando en un mayor peso corporal total. Esta retención de líquidos es superior en mujeres atletas que en mujeres sedentarias. Sería favorable pesarnos siempre en el mismo momento del ciclo menstrual para evitar resultados sesgados, ya que puede ser que hayamos perdido grasas y el peso corporal total aumente por la retención de líquidos.

¿Qué ocurre durante las distintas fases del ciclo menstrual y la nutrición en la mujer deportista?

Las mujeres en edad fértil presentan variaciones hormonales en los niveles de esteroides (estrógenos y progesterona) y de las hormonas hipofisarias (hormona luteinizante y hormona FSH) debido a las distintas fases del ciclo menstrual.

Las fluctuaciones de determinados parámetros fisiológicos, debido a cambios hormonales propios de la mujer, pueden interferir en el rendimiento deportivo.

El estradiol es una hormona que es segregada por los óvulos, y tiene una relación con el metabolismo energético.  Niveles altos de estradiol han sido relacionados con una mayor eficiencia muscular a la hora de oxidar grasa a nivel muscular, por lo que las diferentes fases del ciclo menstrual (en las que los niveles de estradiol varían) nuestra musculatura será más o menos eficiente en la obtención de energía a través de las gotas de grasa intramusculares (como antes mencionábamos: los triglicéridos intramusculares).

Durante la fase lútea del ciclo menstrual, la presencia de progesterona incrementa y los niveles de estrógenos se encuentran en su punto más bajo, favoreciendo la utilización de las grasas como combustible. Coincidiendo con diversos resultados que muestran que el gasto energético basal es superior en la fase lútea (estrógenos bajos y progesterona elevada) que en el inicio de la fase folicular (bajos niveles de estrógenos y progesterona)  y mitad de la fase folicular (niveles de estrógenos elevados y niveles de progesterona bajos).

 

  • PREGUNTA: ¿Qué pasa con la ingesta calórica espontánea durante las distintas fases del ciclo menstrual?
  • RESPUESTA: Las fluctuaciones hormonales influyen en la ingesta calórica espontánea y en el gasto calórico total, así como en las preferencias alimentarias. En un estudio se observó que en la fase lútea, los 12-14 días después de la ovulación, la ingesta espontánea era superior en comparación a los 10 días previos a la ovulación. Del mismo modo, el gasto calórico basal era mayor en la fase lútea. Por lo que las mujeres tienden a presentar una preferencia acentuada por la ingesta de carbohidratos y grasas en la fase lútea. Desde adaptar la lista de la compra, hasta incluir y favorecer la presencia de tentempiés saludables, podrían evitar realizar ingestas calóricas desproporcionadas, y así mantener la composición corporal deseada.

 

¿Con qué me quedo?

  • Existe un ambiente hormonal distinto según el momento del ciclo menstrual que puede influir en la ingesta calórica espontánea y el gasto calórico, así como en la variación de la composición corporal. Como consecuencia, la pauta nutricional deberá adaptarse, para que las calorías extras a ingerir no sean calorías vacías y no repercutan en la composición corporal.
  • Según el momento del ciclo menstrual las mujeres rendirán más a unos niveles de entrenamiento más intensos. Por lo que se podrá aumentar la intensidad de los entrenamientos, y trabajar con más peso, menos repeticiones.
  • Las mujeres son más eficaces utilizando grasa para la obtención de energía durante el ejercicio físico. Tener en cuenta la ingesta de grasas saludables (monoinsaturadas y polinsaturadas) beneficiará a las mujeres deportistas.

 



A continuación te exponemos algunos de los productos que te pueden resultar de gran ayuda, según el objetivo y la situación actual en la que te encuentres, puedes escoger entre los siguientes. Para conseguir la mayor eficacia de estos productos, no olvides contactar con nuestros expertos!

 

PLUSVITAL STRESSNUTRIL

Cubre las necesidades diarias de vitaminas y minerales, esenciales para el correcto funcionamiento de los procesos fisiológicos, con este complejo multivitamínico

stressnutril

Recupérate de tus entrenamientos de resistencia con un batido recuperador como STRESSNUTRIL. Su completa fórmula incluye ingredientes como BCAAs(aminoácidos ramificados), Glutamina, Magnesio, entre otros, para conseguir una completa recuperación de la musculatura.

TOTAL BOX PROTEIN ADVANCED WHEY

Completa tus sesiones de entrenamiento funcional con un batido recuperador como TOTAL BOX PROTEIN. Incluye proteína del suero de leche para estimular la óptima recuperación del tejido muscular.

Tu batido formulado únicamente a base de proteína del suero de leche, te mantendrá saciada y favorecerá la preservación de la masa muscular!

 

VEGAN PROTEIN ONEMEAL

Si optas por fuentes de proteína alternativas, te sugerimos VEGAN PROTEIN. Cubre los requerimientos proteicos de forma fácil y eficaz con un batido a base de proteína del arroz y guisante!

one-meal

Que comer fuera de casa no suponga un reto. Incluye ONE MEAL como sustituto de una comida, y reduce calorías extras innecesarias!

 

 

FIT MEAL

 

Batido sustitutivo bajo en calorías y equilibrado en nutrientes. Alterna FIT MEAL en tus cenas o comidas, que el tiempo no te suponga un inconveniente a la hora de mantenerte en forma!

 


Referencias bibliográficas:

  • C. Pallavi et al. Assessment of muscoloskeletal strength and levels of fatigue during different phases of menstrual cycle in young adults. Journal of Clinical Diagnose and Research. (2017) 11(2):CC11-CC13. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5376807/
  • Stickler L. et al. The female athlete triad-What every physical therapist should know. International Journal of Sports physiology Therapy. (2015) Vol.10 (4):563-71. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26380148
  • Campbell B., Aguilar D., Conlin L., Vargas A., Schoenfeld B.J., Corson A. et al. Effects of High vs. Low protein intake on body composition and maximal strength in aspiring female physique athletes engaging in an 8-week resistance training program. International Journal of Sports Nutrition Exercise and Metabolism. (2018) Vol. 6;1-21. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29405780
  • Stone M.S., Glenn J.M., Vincenzo J.L., Gray M., Comparison of exercise performance in recreationally active and masters athlete women. Journal Strength Condition Res. (2018) 32(2):565-571. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29369956
  • Crewther B.T. and Cook C.J. A longitudinal analysis of salivary testosterone concentrations and compettiveness in elite and non-elite women athletes. Physiology and Behaviour. (2018) 188;157-161. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29159669
  • Raj M.A. and Rogol. Female Athlete Triad. International Journal Sports Nutrition exercise and Metabolism. (2017) Vol 27 (4): 351-360. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28613538
  • Wooding D.J., Packer J.E., Kato H., West DWD, Courtney-Martin G., Pencharz P.B., Moore D.R. Increased protein requirements in female athletes after variable-intensity exercise. Medecine Science Sports Exercise (2017) (11):2297-2304. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28692631
  • Tornberg A.B., Melin A., Koivula F.M., Johansson A., Skouby S., Faber J., Sjödin A. Reduced neuromuscular performance in amenorrheic elite endurance athletes. Medecin Science Sports Exercise (2017) 49(12):2478-2485. Disponible en : https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28723842
  • Braun H., Von Andrian Werburg J., Schanzer W., Thevis M. Nutrition Status of Young elite female German football players. Pediatric Exercise Science (2017)1-11. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28787242
  • Malczewska et al. The association between Iron and Vitamin D status in female elite athletes. (2018) 10(2). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29385099
  • Jennifer Wismann and Darryn Willoughby. Gender differences in carbohydrate metabolism and carbohydrate loading. Journal of Internation Society of sports nutrition. (2006). 3 (1)28-34. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2129154/
  • Hausswirth C. and Le Meur Y. Physiological and nutritional aspects of post-exercse recovery : specific recommendations for female athletes. Sports Medicine. (2011) 41(10):861-82. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21923203
  • S.Volek et al. Nutritional aspects of women strength athletes. British Journal of Sports Medicine. (2006) 40(9):742-748. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2564387/
  • Deldicque L. et al. Recommendation for healthy nutrition in female endurance runners: an update. Front Nutrition (2015) 2:17. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26075206

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *