Hidratacion en deportes de invierno

 

Hidratación en Deportes de Invierno.

¿Prestas atención a la hidratación durante la práctica deportiva en ambientes fríos? Aunque prevenir la deshidratación esté muy asociada a ambientes calurosos, en ambiente fríos, un estado de deshidratación también repercute negativamente en el rendimiento!

¿Qué te vamos a contar en este post?

  • La deshidratación en ambientes fríos.
  • Alteración de la percepción de sed en ambientes fríos.
  • El gasto energético: ¿Quemamos más grasa en ambiente fríos?
  • La fatiga en deportes de invierno.

Descubre cómo afecta la hidratación en ambientes fríos y no bajes el rendimiento esta temporada!

En los deportes de invierno nos encontramos con aspectos nutricionales específicos. La exposición a unas temperaturas extremas incide en el gasto energético, así como un gasto de glucógeno muscular mayor, riesgo de pérdida de fluido corporal, mayor utilización de algunos minerales como el hierro.

La deshidratación en ambientes fríos.

Las temperaturas extremas, tanto en ambientes fríos o calurosos, condicionan las respuestas fisiológicas del ejercicio físico (como el volumen de oxígeno utilizado, la ventilación, el nivel de lactato en el músculo, etc). En ambientes fríos, tiene lugar una constricción de los vasos sanguíneos (vasoconstricción). De este modo, nuestro organismo previene la pérdida de calor. A su vez, las contracciones musculares involuntarias ocurren con más frecuencia para potenciar la termogénesis y generar calor.

Cuando realizamos un entrenamiento en altitud la ventilación pulmonar se encuentra incrementada, contrariamente a cuando entrenamos a nivel del mar. En la respiración, especialmente durante la exhalación, ésta se encuentra más saturada de agua en ambientes fríos que en ambientes cálidos. Esto es debido en parte por la baja humedad del aire en ambientes frío. Como resultado, estaremos expuestos a un riesgo de deshidratación.

Por otro lado, la diuresis inducida por el frío, el equipamiento y la ropa muchas veces nos dificultan el acceso a una correcta hidratación, incrementando el riesgo de deshidratación y reducción del rendimiento.

Alteración de la percepción de la sed en ambientes fríos.

La sensación de sed viene determinada por varios factores, a nivel hormonal tenemos la hormona vasopresina, que cuando esta se encuentra en concentraciones elevadas, debido a un estado de deshidratación, se activa la sensación de sed. En ambientes fríos, la hormona vasopresina se encuentra reducida independientemente del estado de hidratación del organismo! ¡Por lo que estamos más predispuestos a deshidratarnos!

La vasoconstricción que ocurre en ambientes fríos, va acompañada de una redistribución del volumen sanguíneo. La vasoconstricción hace que la sangre se redistribuya, y se reduzca el volumen sanguíneo de la piel, brazos y piernas y que éste se concentre en el tronco. Esta redistribución del volumen sanguíneo, a nivel del sistema nervioso central (SNC) provoca una confusión, pues nuestro SNC cree que el organismo se encuentra hidratado cuando no lo está en realidad, incrementando el riesgo de deshidratación.

El gasto energético en ambientes fríos: ¿Quemamos más grasa en ambientes fríos?

Contrariamente a la creencia popular, la combinación de la práctica de ejercicio físico en ambientes fríos no acelera el metabolismo de las grasa ni potencia la quema de grasas.

En ambientes fríos la movilización de las grasas no es tan eficiente como en ambientes cálidos. Aunque a nivel hormonal puedan estar las catecolaminas (unas de las hormonas responsables de la movilización de la grasa) aumentadas, los efectos son distintos. La vasoconstricción que tiene lugar en los ambientes fríos, está relacionada con una menor movilización de las grasas. Por otro lado, el consumo de oxígeno necesario para la utilización de las grasas, en ambientes fríos se encuentra reducido, indicando una menor utilización de las grasas como sustrato energético.

La fatiga en deportes de invierno.

El lactato es una sustancia producida durante los procesos de obtención de energía. Además, esta sustancia favorece la aparición de fatiga muscular. Se ha observado [ver bibliografía] que en ambientes fríos la producción de lactato y acumulación de éste a nivel muscular era mayor que en ambientes cálidos. Este aspecto sugiere que la fatiga muscular aparece de manera prematura en ambientes fríos, afectando negativamente al rendimiento!

¿Con qué me quedo?

  • La sensación de sed en ambientes fríos no es un indicador del estado de hidratación.
  • La práctica de deporte en ambientes fríos provoca unas adaptaciones fisiológicas que alteraran el gasto energético y la utilización de glucógeno muscular.
  • Las adaptaciones fisiológicas como la vasoconstricción y un incremento en la termogénesis, provoca una alteración de la percepción de la sed, agravando la posible deshidratación.

¿Cómo hidratarnos en invierno?

A continuación te proponemos algunos de los productos que te permitirán mantener un adecuado estado de hidratación durante tus actividades esta nueva temporada de invierno!

Sport Drink Iso Sport Drink Iso Powder

Formato de bebida isotónica de 500 ml práctico para llevar y tomar allí dónde te encuentres. Acompaña tus entrenamientos más intensos de una bebida isotónica y no bajes el rendimiento.

sport-drink

Preparado en polvo de bebida isotónica. Combina una proporción de carbohidratos junto con sales minerales para favorecer un óptimo estado de hidratación. Alterna bebida isotónica con agua durante tus entrenamientos al aire libre este invierno!

 

Sport Drink Cafeína Sport Drink Plus
sport-drink-cafe

Preparado en polvo de bebida isotónica con cafeína. Contribuye a mantener un óptimo estado de hidratación y mejorar la capacidad de atención y reacción.

sport-drink-plus

Preparado en polvo de bebida isotónica con B-Alanina.

 

Hydra Zero Sport Drink 0 Calorías

Hidrátate con un stick a base de sales minerales sin calorías. Hidrátate sin calorías y con el sabor que tu prefieras!

Preparado de sales minerales para mantener un óptimo estado de hidratación durante la práctica de ejercicio físico.

Referencias bibliográficas:

Meyer N.L., Nutrition for Winter sports. Journal of sports science. (2011) Suppl 1:S127-36.

Myra Nymmo et al. Exercise in the cold. Journal of Sports Science. (2004). 22, 898-916.

Doubt T.J., Physiology of exercise in the cold. Sports Medicine (1991) Vol 11 (6): 367-81.

Taylor L. The impact of different environmental conditions on cognitive function:  A focused review. Frontline of physiology.  (2016) Vol. 6: 372.

No M. et al. Effects of environmental temperature on physiological responses during submaximal and maximal exercises in soccer players. Integrative Medicine Research. (2016) Vol. 5 (3): 216-222.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *