Ejercicio fisico apetito

 

Ejercicio físico y apetito: ¿Tienes más hambre los días de descanso?

¿Por qué tengo más hambre los días de descanso que los días que hago ejercicio físico/entrenamiento?

¡Quizás te lo habrás preguntado más de una vez! Te contamos a continuación de qué depende la sensación de apetito y algunas de las estrategias nutricionales a seguir para potenciar la regeneración muscular y maximizar las adaptaciones a los entrenamientos.

¿De qué depende que tengamos más o menos hambre?

O dicho de otro modo, ¿qué factores determinan la ingesta calórica?

El ejercicio físico no es el único factor en alterar y modular los estados de hambre o saciedad, existen otros factores involucrados. No siempre la realización de ejercicio deriva en una ingesta apropiada de los nutrientes necesarios para recuperarnos. Por lo que nuestro organismo puede estar expuesto a una recuperación inadecuada. Por ejemplo, el cansancio provocado por un ejercicio físico extenuante, puede reducir la sensación de apetito, y como consecuencia reducir la ingesta calórica.

Existen diversos factores que condicionan la ingesta calórica:

  • Composición corporal: Niveles de tejido graso y tejido muscular.
  • Metabolismo basal.
  • La respuesta gástrica de la comida ingerida.
  • Los cambios hormonales.
  • El nivel o intensidad de actividad física y la regularidad de la práctica de actividad física.

¿El ejercicio físico puede modular la sensación de hambre?

La sensación de apetito no sólo viene condicionada por el ejercicio físico realizado. Sin embargo, el ejercicio físico tiene la capacidad de alterar la aparición de la sensación de hambre. A corto plazo, el ejercicio físico puede inhibir el apetito. No obstante, al día siguiente hay un efecto compensatorio, induciendo una mayor ingesta de calorías que el día previo (dónde hubo una carga de entrenamiento elevada)! Es decir, tendrá lugar un efecto compensatorio en la ingesta inducido por el ejercicio físico!

Y ¿por qué tiene lugar este efecto compensatorio? El ejercicio físico estimulará unas determinadas preferencias de comida para rellenar los depósitos de glucógeno, reparar la musculatura, restablecer niveles de electrolitos, vitaminas, etc.

¿Qué conclusiones obtenemos?

Las fluctuaciones en el apetito son totalmente normales. La composición, volúmenes y distribución de las comidas durante el día deberían estar adaptados a los entrenamientos y al objetivo individual.

A continuación te proponemos dos batidos recuperadores para optimizar las adaptaciones a los entrenamientos:

StressNutril Total Box Protein
stressnutril

Recupérate de tus entrenamientos de resistencia con un batido recuperador como StressNutril. Su completa fórmula incluye ingredientes como BCAAs (aminoácidos ramificados), Glutamina, Magnesio, entre otros, para conseguir una completa recuperación de la musculatura.

Completa tus sesiones de entrenamiento funcional con un batido recuperador como TOTAL BOX PROTEIN. Incluye proteína del suero de leche para estimular la óptima recuperación del tejido muscular.

**

No te pierdas el nuevo proyecto 12 MESES 12 COMPROMISOS de NutriSport

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *